Biología

7 especies que regresaron de entre los muertos: el efecto Lázaro

7 especies que regresaron de entre los muertos: el efecto Lázaro



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En el trabajo de 1912 del creador de Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle, El mundo perdido, un grupo de exploradores viaja a una meseta aislada en el Amazonas donde todavía vagaban animales que durante mucho tiempo se creían extintos.

¿Qué es el efecto Lázaro?

¿Y si eso fuera cierto? ¿Qué pasaría si realmente pudiéramos ver animales conocidos solo por sus fósiles, vivos y caminando por la tierra? En 1983, los paleontólogos Karl Flessa y David Jablonski acuñaron el término Lazarus Taxa precisamente para ese escenario, llamado así por el Lázaro bíblico de Betania que se describe en el Evangelio de Juan como resucitado de entre los muertos.

RELACIONADO: 11 ESPECIES VITALES QUE NECESITAMOS PARA SALVAR EL PLANETA

Resulta que varios animales aparentemente extintos realmente han regresado de entre los muertos.

1. Celacanto

En 1938, el registro fósil estaba lleno de especímenes de un pez extinto conocido como celacanto. El pez, que vivía entre 360 millones y 65 millones hace años, se pensaba que se había extinguido durante el evento de extinción Cretácico-Paleógeno.

Los científicos sabían por los fósiles que el pez extinto era enorme, sobre seis pies de largo, y pesando alrededor 200 libras. Entonces sucedió algo extraordinario. El 23 de diciembre de 1938, los pescadores de la costa de Sudáfrica subieron a bordo de un pez inusual, y el capitán alertó a su amiga, Marjorie Courtenay-Latimer.

Courtenay-Latimer era curadora del East London Museum en Sudáfrica, y tan pronto como vio el pez, comenzó un esfuerzo por preservarlo a pesar del caluroso verano de Sudáfrica, un esfuerzo que finalmente perdió.

Courtenay-Latimer, sin embargo, pudo enviar bocetos del pez al ictiólogo de la Universidad de Rhodes J.L.B. Herrero. Smith reconoció las aletas carnosas que parecían casi brazos y piernas como las de un celacanto, y nombró al pez en honor a Courtenay-Latimer y publicó los asombrosos hallazgos en la revista. Naturaleza.

Entre 1938 y 1975, frente a la costa este de África oriental 84 especímenes separados de lo que se conoció como Latimeria chalumnae, o el celacanto del Océano Índico Occidental, fueron descubiertos.

Avance rápido hasta septiembre de 1997, cuando el conservacionista marino Dr. Mark Erdmann y su esposa visitaban un mercado de pescado en el norte de Sulawesi, Indonesia. Al notar un espécimen extraño, Erdmann tomó varias fotos, y no pasó mucho tiempo antes de que el pez fuera identificado como una especie única de celacanto. Latimeria menadoensis, o el celacanto de Indonesia.

Erdmann animó a los pescadores locales a estar atentos a más ejemplares y, en julio de 1998, se capturó el primer ejemplar vivo de Latimeria menadoensis.

Los celacantos son notables por varias razones:

  • Pertenecen a los antepasados ​​de tetrápodos - animales terrestres de cuatro patas como nosotros.
  • Los celacantos tienen una forma única de locomoción: tienen cuatro aletas que se extienden desde sus cuerpos como extremidades, y que se mueven en un patrón alterno idéntico al de las patas delanteras y traseras de un animal.
  • A diferencia de cualquier otro animal vivo, el celacanto tiene una bisagra en el cráneo, conocida como articulación intracraneal, que le permite abrir la boca muy ampliamente, lo que le permite consumir presas grandes.
  • Los celacantos no tienen columna vertebral, en cambio, tienen un aceite lleno notocorda que es un tubo hueco presurizado; en la mayoría de los otros vertebrados, la notocorda se reemplaza durante el desarrollo en el útero por una columna vertebral.
  • Los celacantos tienen un órgano rostral en el hocico que actúa como un sistema electrosensorial, lo que les permite utilizar la electrorrecepción para detectar presas.

Los celacantos son nocturnos, descansan en cuevas y grietas durante el día, y luego emergen al final de la tarde. Luego, van a la deriva a lo largo del fondo del océano, viajando tanto como cinco millas (ocho kilómetros) en una sola noche.

Los celacantos a menudo se agrupan en la misma cueva o grieta y no muestran agresión entre sí. No es el pescado más atractivo, los celacantos tampoco saben muy bien. Su carne contiene grandes cantidades de aceite, urea y ésteres de cera, y sus escamas rezuman grandes cantidades de moco.

Se cree que los celacantos tienen un período de gestación particularmente largo de hasta tres años, después de los cuales dan a luz a crías vivas.

2. El perro de Bush

En 1842, el naturalista danés Peter Wilhelm Lund describió un taxón extinto de fósiles de origen animal que había encontrado en cuevas brasileñas. Al año siguiente, Lund describió especímenes vivos a los que llamó perros de monte, sin darse cuenta de que los dos eran lo mismo.

Hoy en día, el perro de monte es la única especie viva del género. Speothos cuyo pariente vivo más cercano es el perro salvaje africano. Los adultos son 22 a 30 pulgadas (57–75 cm) largo, con cinco a 6 pulgadas de largo (12,5-15 cm) colas largas. Ellos permanecen 8 a 12 pulgadas (20-30 cm) en el hombro y pesar alrededor 13 libras.

Los perros de Bush se pueden encontrar desde Costa Rica en América Central, hasta América del Sur al este de los Andes. Son carnívoros que cazan durante el día, principalmente pacas, agouti, capibaras e incluso el tapir mucho más grande. Cazan cooperativamente en manadas.

3. Falsa orca

Basado en un cráneo descubierto en 1843, la ballena asesina falsa, Pseudorca crassidens, fue descrita por primera vez en 1846 por el paleontólogo británico Richard Owen en su libro, Una historia de aves y mamíferos fósiles británicos.

El cráneo fue encontrado en Stamford, Lincolnshire, Reino Unido y data de Hace 126.000 años. Se pensó que el animal estaba extinto hasta 1861, cuando los cadáveres llegaron a Dinamarca y una manada entera se quedó varada. Al año siguiente, la especie se trasladó al género recién creado. Pseudorca que reflejaba que no era ni una marsopa ni una orca.

Las ballenas asesinas falsas están más estrechamente relacionadas con el delfín de Risso, la ballena con cabeza de melón (Peponocephala electra), la orca pigmea (Feresa attenuata), y la ballena piloto (Globicephala spp.).

Entre los delfines más grandes, la False Killer Whale es 20 pies (6 m) de largo y pesa hasta 4.900 libras (2.200 kilogramos). Es un animal gregario que interactúa con delfines mulares y ballenas piloto, pudiendo incluso aparearse con ellos, produciendo lo que se conoce como "wholphins".

Las ballenas asesinas falsas viajan en grandes grupos de hasta 500 miembrosy permanecen dentro de sus manadas durante la mayor parte de sus vidas. Se encuentran en aguas oceánicas tropicales y semitropicales, y rara vez se encuentran por encima de 50 ° N o menos 50 ° S.

Se sabe que las ballenas asesinas falsas ofrecen pescado a los humanos que están buceando o en botes, pero también se sabe que roban pescado de los anzuelos. En noviembre de 2012, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) declaró la población hawaiana de ballenas asesinas falsas, que comprende algunas 150 personas, como en peligro de extinción.

4. Rata de roca de Laos

En 1996, investigadores de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre estaban visitando un mercado de carne en Thakhek, Khammouan, Laos cuando vieron un roedor de aspecto extraño, parecido a una ardilla. Para 1998, los aldeanos locales habían encontrado tres especímenes muertos adicionales.

Una mezcla de una rata y una ardilla, las ratas de roca de Laos son de color gris oscuro con una cola negruzca que es flácida. Tienen una cabeza grande con orejas redondas y bigotes muy largos. Ellos están a punto 10 pulgadas largo (26 cm) con un 5,5 pulgadas (14 cm) cola larga.

El 13 de junio de 2006, un profesor emérito de la Universidad Estatal de Florida y un biólogo de vida silvestre tailandés anunciaron que habían capturado, fotografiado y grabado en video un espécimen vivo de la especie.

Esto hizo que la zoóloga británica Paulina Jenkins propusiera que el animal se colocara en una familia completamente nueva, sin embargo, una paleontóloga de vertebrados del Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh, Mary Dawson, argumentó que la rata pertenecía a la antigua familia fósil. Diatomyidae, que se pensaba que se había extinguido durante 11 millones de años.

5. Monito del Monte

Este pequeño marsupial, Dromiciops gliroides, es originaria de Argentina y Chile únicamente y es la única especie viva del antiguo orden Microbioteria. Fue descrito por primera vez por el zoólogo británico Oldfield Thomas en 1894.

El Monito del Monte es un ancestro de los marsupiales australianos, probablemente debido al hecho de que Australia y América del Sur estaban conectadas a través de la Antártida durante el Período Cenozoico temprano.

Monito del Montes son 3 a 5 pulgadas (8-13 cm) de largo, con una cola algo prensil. Las hembras tienen una bolsa forrada de piel con cuatro tetinas, y las crías permanecen en la bolsa alrededor cinco meses. Después de que salgan de la bolsa, viajarán en la espalda de la madre.

La especie es nocturna y arbórea y se alimenta de insectos, invertebrados y frutos, especialmente el fruto del muérdago. El animal es el único agente de dispersión de esta planta, y la germinación tiene lugar en su intestino. Los científicos estiman que la relación entre las dos especies comenzó 60 a 70 millones hace años que.

6. Pecarí del Chaco

Este animal, Catagonus wagneri, es la última especie existente del género Catagonus, se describió por primera vez en 1930 basándose en fósiles y se pensó que estaba extinto. Luego, en 1971, se descubrieron animales vivos en la región del Chaco de Salta, Argentina.

El Pecarí del Chaco es la más grande de las tres especies de pecaríes y tiene muchas características similares a las de los cerdos. Se diferencia de otras especies de pecaríes por tener un tercer dedo trasero, mientras que las otras especies solo tienen dos. También tiene orejas, hocicos y colas más largos.

Los animales viven en manadas de hasta 20 individuos, y son más activos por la mañana, alimentándose de varias especies de cactus. Usan sus hocicos para hacer rodar cactus por el suelo, frotando sus espinas.

El pecarí del Chaco es vulnerable a la actividad humana y el número de rebaños está disminuyendo. Los zoológicos de América del Norte y Europa han establecido programas de cría en cautividad.

7. Murciélago de la fruta de Bulmer

En 1960, la arqueóloga Sue Bulmer estaba excavando en cuevas en las tierras altas occidentales de Papúa Nueva Guinea. En el menú de los habitantes de las cavernas hace 10.000 años había murciélagos frugívoros, y Bulmer envió algunos especímenes a un especialista de la Universidad de Papúa Nueva Guinea, James Menzies.

Un espécimen tenía una mandíbula de forma extraña y sus alas estaban inusualmente colocadas en su espalda. Menzies se dio cuenta de que era una nueva especie de murciélago a la que nombró Apróteles bulmerae después de Sue Bulmer.

Avanzamos 14 años cuando el antropólogo David Hyndman estudiaba al pueblo Wopkaimin de Papúa Nueva Guinea. Hyndman los acompañó en un viaje de caza de murciélagos a la cueva Luplupwintem, que es 2,300 metros sobre el nivel del mar, donde dispararon contra muchos murciélagos.

Hyndman notó que los murciélagos parecían inusuales, y después de una pelea con uno de los perros de Wopkaimin por un cadáver de murciélago, Hyndman lo envió a un experto para que lo evaluara.

Quiso la suerte que ese experto resultó ser James Menzies, y se dio cuenta de que lejos de estar extinto, el murciélago frugívoro de Bulmer estaba vivo y coleando. Sin embargo, durante los viajes posteriores que Hyndman hizo a la cueva en 1977 y 1985, no se encontraron murciélagos, y Hyndman temió que la especie se hubiera extinguido una vez más.

Fascinado por la historia del murciélago frugívoro de Bulmer, el paleontólogo Tim Flannery comenzó a hacer viajes a la zona, y en 1992, al entrar en la cueva Luplupwintem, fue recompensado con la vista de más de 100 murciélagos frugívoros de Bulmer.

8. Thylacine y mamut lanudo

El aparente regreso de estos animales de entre los muertos nos inspira a soñar que en algún rincón remoto de Tasmania, el Thylacine, o Tigre de Tasmania, todavía está vivo. El último conocido murió en un zoológico australiano en 1936.

Y, quizás en alguna estepa helada de Siberia, el mamut lanudo todavía deambula.


Ver el vídeo: 7 Animales Extintos Que La Ciencia Quiere Revivir (Septiembre 2022).